Planificar: a veces pararse a pensar ahorra mucho tiempo

Llevamos poco más de un mes trabajando con los alumnos del colegio “Esclavas de María” y el IES “Herminio Almendros”, en los huertos de la “Tribu del Sol”promovidos por Lidl en Almansa, y aunque a primera vista parece que no se ha avanzado mucho, hay trabajos que no se ven pero que son fundamentales para que un proyecto comience con buen pie.

Primero conocer, luego pensar, después planificar

Hablamos de la parte de planificar, durante la cual es preciso hacerse muuuuchas preguntas y encontrar respuestas de modo consensuado, para asegurar que el huerto sea de un proyecto de Centro del cual todos se sientas parte. Por ejemplo, tendremos que plantearnos:

  • ¿Cual es la finalidad de nuestro huerto?
  • ¿Qué diseño queremos que tenga?
  • ¿Tenemos suficiente espacio para llevarlo a cabo?
  • ¿Plantaremos en sol o en sombra?
  • ¿Queremos frutales o sólo zona de huerta?

Y de ese modo tan sencillo comenzamos a dar a los alumnos pie para que pregunten, investiguen y vayan haciéndose un idea de lo que significa un huerto, un proyecto a largo plazo en las que las decisiones de hoy tendrán repercusión en los resultados que obtendremos mañana

Así ellos mismos, sin darse cuenta, van adquiriendo conocimientos sobre la naturaleza, habilidades como el trabajo en equipo o capacidades como la planificación espacial.

Preparando el suelo en el huerto de “Esclavas de María”

Una vez que ya sabemos lo que queremos es el turno de ¡ pasar a la acción ! comenzando por preparar el suelo. 

Lo primero será llevar al terreno lo que diseñamos en papel, por lo que los alumnos pondrán en práctica el uso de medidas y sus conocimientos de geometría, ya sea para dibujar un rectángulo en el suelo o un círculo. Se les proporciona únicamente estacas, un metro y cuerda, herramientas que ellos deberán utilizar para realizar el diseño sobre el suelo, definiendo los distintos límites que conformen el diseño elegido.

Y después ¡a cavar!. Esta tarea, aunque ardua y costosa, ayuda a nuestros alumnos a empoderarse del propio huerto, ya que participar todos de una tarea común consigue unir esfuerzos, y el resultado será un proyecto conjunto en el que cada uno sienta que puso su granito de arena.

Preparando el terreno en el IES “Herminio Almendros”

Y aunque es cierto que a veces hay quejas, quien más y quien menos, coge la azada y cava un ratito, … o hay incluso quien cava medio metro mostrando muy buen disposición por el trabajo.

Creedme, es una buena manera de ir conociendo a los alumnos

¡ Que tengáis muy buen día !

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *