¿Cómo puedes rediseñar tu parcela según la Permacultura?

¿Tienes una parcela pero sientes que está desaprovechada a pesar de todo el espacio que hay? A veces  basta reorganizar un poco la ubicación de los elementos o las actividades para transformar el caos en armonía y belleza. Aquí te damos algunas pautas sobre cómo comenzar con esa transformación según la Permacultura.

Lo primero que debes hacer para elaborar una buena planificación del espacio y obtener un diseño a medida, es saber lo que quieres, y nada mejor para ello que hacerte una serie de preguntas como:

  • ¿Quieres un huerto que te provea de verduras de temporada durante todo el año?, ¿cuántas personas sois en casa?
  • ¿Eres “cocinitas”?, ¿quisieras tener una espiral de aromáticas junto a la cocina para dar sabor a tus guisos y procurar salud de manera natural?
  • ¿Quieres una zona reservada a los niños/as?
  • ¿Eres un apasionado/a de la lectura o practicas yoga, tai-chi u otra actividad que requiera un espacio “especial” donde realizarla?
  • ¿Tienes animales de compañía? ¿Un perro juguetón o un gato mimoso?
  • ¿Quieres animales como gallinas o cabras que te ayuden a regenerar el suelo y darte alimento?
  • ¿Te apetece tener un estanque junto a la casa donde no sólo poder refrescarte en verano sino que ayude a regular la temperatura interior de la vivienda?

De tus respuestas dependerá el resultado final que obtengas.

En Permacultura tenemos en cuenta todos los elementos que se conjugan dentro del espacio, incluyendo la fauna y flora del lugar, por lo que, como segundo paso, será imprescindible realizar un estudio de viento, sol y tipo de suelo, ya que ellos no ayudarán a decidir:

  • Viento: nos definirá la necesidad, o no, de poner una barrera cortavientos que proteja la casa de los vientos fríos y fuertes en invierno y deje pasar la brisa fresca en verano.
  • Sol: en base a este mapa decidiremos la orientación de la casa y la disposición de las zonas en las que dividiremos la parcela.
  • Suelo: imprescindible conocer el tipo de suelo que tenemos, para saber si es necesario una regeneración en primer lugar, y en segundo para tener en cuenta que especies se adaptarán mejor en él.

Foto 1. Ejemplo de diseño de sectores de viento y sol

Si ya sabes lo que quieres, y tienes claro cuáles son las características que definen tu parcela, te sugerimos que combines la teoría del maestro Fukuoka, de la Agricultura Natural basada en la filosofía de “no hacer”, con los principios de diseño de  Permacultura de “máximo rendimiento, mínimo esfuerzo”, para obtener una solución que resulte idónea para disfrutar de este entorno, sin que tener una carga de trabajo excesiva.

Foto 2. Ejemplo de diseño de zonas para una parcela

Para ello deberás dividir tu espacio en zonas, tal y como te sugerimos a continuación:

  • Zona 0: es el centro de la parcela, proveedora de necesidades y conservadora de energía. Será la zona donde ubicarás la casa, convirtiéndose en el centro del diseño.
  • Zona 1: está situada junto a la casa, la más controlada y de uso intenso. En ella están los edificios auxiliares, pequeños animales (si has decidido tenerlos), almacenes de combustibles y alimentos, el huerto y todo lo que necesitamos para tus cultivos, como materiales para los acolchados y compost. En esta zona realizarás visitas frecuentes, prácticamente a diario, por lo que es importante tener un fácil acceso. En ella se ubicará el huerto con aquellos cultivos de temporada y la espiral de aromáticas, así como el jardín xerófilo.
  • Zona 2: también de mantenimiento intenso, contiene las piscinas y estanques, las plantaciones de arbustos grandes, frutales, cortinas rompevientos, plantas y animales que requieren observación y cuidado como aves de corral y cerdos. El agua es controlada y distribuida. La visitamos una o dos veces al día.
  • Zona 3: en ella encontraremos cereales, pastos libres para animales grandes como ovejas, cabras e incluso vacas y caballos, árboles frutales grandes sin podar ni acolchados, algo de bosque para leña y de manejo de agua. Pasamos por ella un par de veces a la semana.
  • Zona 4: es semisilvestre, realizarás un manejo mínimo, y podrás ubicar bosque sin podar y algún pasto bosque semi salvaje.
  • Zona 5: es un sistema natural. Es un lugar para observar, meditar y aprender. Solo se visita, no se interviene.

Foto 3. Ejemplo de diseño de zona 1

Recuerda que tanto las especies que elijas para el jardín o los bosques, como los cultivos deben de ser adecuadas tanto al suelo de tu parcela como al clima que tengas en tu zona.

De este modo irás completando el diseño de tu parcela de un modo armonios, teniendo más cerca de la casa aquello que más necesitas o usas, y un poco más alejado aquellas actividades que requieren de menos mantenimiento.

Este diseño que te proponemos va más allá de la pura estética o paisajismo, creando entornos repletos de vida, productivos y propicios para un desarrollo integral de tu persona en completa armonía con la Naturaleza

Esperamos que este post te haya resultado interesante y te haya dado una base para poner en marcha tu propio proyecto.

Si te interesa obtener el máximo rendimiento a ese terreno que tienes, sea grande o pequeño, y quieres que te echemos una mano, contacta con nosotros, seguro que encontramos una solución idónea para ti.

Si te interesa conocer más sobre nuestros proyectos y modo de trabajar, suscríbete a nuestra Newsletter.

¡Que tengas MUY buen día!

 

One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *