Huerto Vertical, de la terraza a tu mesa

Debido a los múltiples beneficios que aporta a la salud, ya sea reduciendo el porcentaje de metales pesados, el dióxido de carbono, atrapando un tanto por ciento del polvo y partículas en suspensión en el aire, el equilibrio térmico que da a la casa o por su generación de oxígeno, los jardines verticales están encontrando su hueco en interiores y exteriores de muchos hogares.

                ¿Y si a esto le podemos sumar que fueran comestibles?

                “Agricultura vertical” es un término que fue acuñado por Gilbert Ellis Bailey en 1915, en su libro La Agricultura vertical. Más tarde el término sería ampliado primero por Ken Yenag, padre de la construcción bioclimática sostenible y después por Dickson Despommier que desarrolló el término “Granja vertical”.huerto vertical

                Un huerto vertical, puede realizarse en pequeños espacios interiores de una casa, como una pared del salón o cocina, o por otro lado en el exterior en un balcón o terraza. Lo único que si sería necesario es que la pared que utilicemos tenga cerca una toma de  agua y una exposición a la luz de al menos 6 horas diarias. Se podría realizar con menos pero así limitaríamos el número de especies a plantar.

                Lo segundo que debemos saber es la colocación de las mismas. Hay muchos tipos de plantas que podemos sembrar en un huerto vertical, lavanda, lechugas, menta, escarola orégano, fresas, hierbabuena, tomates cherrys etc. Pero para que todas crezcan de forma saludable debemos o bien optar por hacer varios jardines verticales de menor tamaño o si bien preferimos un único gran huerto vertical, este ha de llevar un cierto orden, de acuerdo a las necesidades de las distintas plantas en cuanto a luz y agua.

                Por ejemplo aquellos cultivos que necesiten más agua, pongamos una lechuga o una rúcula deberán estar situadas dentro del diseño en zonas donde tengan un mayor acceso al agua. También hay que tener en cuenta en el cultivo como las fresas o el pepino que son colgantes o tapizantes, deberían ir en sitios que al crecer no interferirán con el espacio de las demás plantas y así no les quitarán a otras especies la luz que necesitan.

                La mayoría de las plantas medicinales y aromáticas resultan muy atractivas para tenerlas en un huerto vertical y no requieren de tanta cantidad de agua pueden colocarse a gusto por las diferentes partes del mismo. Eso sí, luz directa.

                Por último en cuanto a datos a tener en cuenta serían el clima de la zona y la estación en la que colocamos el jardín, hay plantas estacionales y otras que sin embargo duran todo el año, además no todas soportan el calor, las heladas y la falta o exceso de humedad y lluvia.huerto vertical

                Como se puede comprobar siguiendo estos sencillos pasos, puedes obtener un huerto vertical personalizado a tu gusto, que te permitirá tener verdura, fruta y especies frescas a tan solo un par de pasos de la olla.

                De hecho actualmente está siendo utilizado por diversos restaurantes, tanto de decoración, ya que aporta un clima relajante para el comensal, como sobretodo en la propia cocina, pues supone una gran ventaja en cuanto a tiempo y calidad de los platos ya que van directamente de la maceta a la mesa. A fin de cuentas es como ir al huerto arrancar el perejil fresco y poder utilizarlo directamente sobre el plato.

                En muchos lugares como Singapur o en Estados Unidos se está realizando a gran escala, ya que debido a su superpoblación, falta de espacio y a que el 93% de los alimentos que se consumen son importados y con ello recuperan edificios no aptos para su habitabilidad pero sí para una granja vertical.

                Se ha visto como una solución útil, que abarca poco espacio además de permitir el consumo de vegetación local, que a su vez implica materia de menor coste al no requerir importación y que fomenta los mercados locales.

                Por todo ello, si desea tener especies frescas como perejil, romero, hierbabuena, tomillo, cilantro, menta o canela entre otras, listas para cortar a mano, o bien si desea una ensalada fresca de lechuga, rúcula, escarola, cebollino, zanahoria, tomates, un estofado de calabaza o unas deliciosas fresas de postre, sólo tienes que instalar uno en casa.

Todo queda a elección de cada uno para poder tener un plato de la huerta a la mesa en dos pasos.

Escrito por: Cristina Puga Fernández

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *