Eficiencia hídrica, caminando hacia una gestión del agua más sostenible

En estos días de calor se nos hace más patente el indispensable vínculo que tenemos con el agua, un bien muy preciado al que sin embargo no damos la importancia que merece. Datos como el que reporta un reciente informe publicado por la ONU, en el cual se nos dice que si mantenemos el actual modelo de consumo, en el año 2030 las necesidades de la sociedad habrán crecido exponencialmente: el mundo necesitará el 50% más de comida, el 45% más de energía y el 30% más de agua, parece no afectar a nuestra vida.

Sin embargo está en nuestras manos

nexoDe nosotros depende la gestión que hacemos de los recursos, y especialmente del agua, de la cual dependemos para todo: agricultura, ganadería, industria, energía, ocio,……   Desde hace tiempo comienzan a alzarse numerosas voces que claman por una “Gestión integral del agua”, no de actuaciones aisladas; porque las “Políticas de agua” sean verdaderos programas de actuación que aúnen los intereses de todos y no un mero instrumento político;  y porque se realice un gestión de este recurso mucho más eficiente.   La eficiencia hídrica será uno de los retos en los próximos años para esta sociedad, la cual deberá replantearse, tanto su modelo de consumo como sus hábitos, fomentando el ahorro y la reutilización de este bien tan preciado.   Desde las entidades públicas ya se están desarrollando programas de actuación sobre eficiencia hídrica, como el  programa de Hogares Verdes, diseñado por el Centro Nacional de Educación Ambiente del Ministerio de Agricultura y al que se adhirió la Diputación de Castilla y León, el cual ha permitido que 77 familias de los municipios de Villamuriel, Villalobón, Astudillo, Guardo y Baltanás, reduzcan su consumo de agua en un 40%. Dicho dato se ha obtenido mediante la comparación de los consumos entre los años 2013 y 2014 : en el 2013 el consumo de agua por persona ascendía a más de 100 litros diarios, en 2014 esa cantidad se redujo a poco más de 60 litros. (Leer artículo completo)   Iniciativas como esta deberían proponerse desde todos los Ayuntamientos, con el fin de sensibilizar a la población de que este reto no es únicamente responsabilidad de los políticos, sino que en nuestro día a día, podemos contribuir a una gestión del agua más eficiente, sin disminuir en absoluto nuestra calidad de vida.   Además, y si bien es cierto que desde las entidades públicas se debe fomentar la innovación y el desarrollo de nuevas tecnología más sostenibles, tanto la industria como la agricultura, juegan un papel decisivo en este camino hacia una optimización del uso de los recursos hídricos, haciéndose imprescindible un cambio en nuestra visión, ya que hablamos de un recurso finito.
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *