Diseño de fincas con criterios de permacultura

Diseñar fincas es sin duda un gran placer. Observar, entrevistar a los clientes, conocer  e interactuar con los elementos y pensar como el diseño seguirá siendo sostenible dentro de 8 generaciones es todo un reto. Para ello tenemos que tener presente los principios éticos de la permacultura: cuidar la Tierra,  cuidar a las personas y poner límites al crecimiento.

Propuesta preliminar para los jardines de un hotel

Boceto de propuesta preliminar para los jardines de un hotel

Lo primero que debemos conocer mediante la entrevista en la primera visita son los usos, gustos y preferencias de los todos los clientes implicados (pequeños y grandes), ya que varia mucho si es una parcela que se va a usar habitualmente o si en cambio, es un espacio de descanso ocasional. Es necesario explicarles qué es la permacultura y que nos mueve a utilizarla en los diseños. Que entiendan y asimilen los principios por los que nos movemos facilita la comprensión de los planteamientos del futuro diseño, y permite que los propios clientes nos acompañen y sean partícipes del mismo.
Es conveniente también conocer a los demás habitantes que conviven con los humanos: aves, mamíferos, insectos, etc.  ya que a ellos también les afecta las características del futuro diseño en el acceso a alimento y agua, habitabilidad y refugio. Algo que convence a todos las personas para las que hemos trabajado es que hemos priorizado el máximo beneficio con el mínimo esfuerzo, ya que todos quieren apostar por diseños que no les suponga una gran inversión de tiempo y energía en el mantenimiento de la parcela.

Diseño final. Detalles constructivos

Detalles constructivos dentro de un chalet

La ubicación del terreno es otro elemento esencial y para ello recapitularemos  información de los propios clientes, agricultores y pobladores locales, sistemas de información meteorológica, históricos de precipitaciones, vientos, posibles inundaciones o incendios, fuentes de agua y de energías, análisis del suelo, topografía y estudiaremos como el sol recorre nuestra parcela tanto en verano como en invierno. Con todo esta información creamos nuestros sectores que nos hablan de los condicionantes con los que contará el diseño. Y es en este momento cuando el terreno  nos habla que debemos hacerle la pregunta correcta: ¿cómo te podemos ayudar y qué nos permites hacer?

Borrador preliminar sobre hoja de papel vegetal

Borrador preliminar sobre hoja de papel vegetal para una finca en el campo

A partir de ahí planificamos las zonas utilizando las infraestructuras existentes o su futuro emplazamiento en el caso que los clientes ya las tengan pensadas. En este punto, empezamos el diseño preliminar sin perder de vista nuestros principios de diseño: multifuncionalidad de los elementos , varios elementos que cumplen una misma función, ciclar energía, apilar, crear y facilitar conexiones fértiles… Todos ellos nos van aclarando como tenemos que plantear el futuro diseño.  

La ubicación relativa de los elementos  tienen que crear un conjunto integral que facilite la aceleración del sistema y el incremento de la biodiversidad del entorno que estamos creando. Las huertas tienen que estar muy bien planteadas y explicadas, para que los clientes comprendan su funcionamiento, donde los bordes y las asociaciones de especies  no solo mejoren su vida sino también incremente la regeneración y recuperación del suelo que por norma general nos encontramos pobre y deteriorado por prácticas agrícolas anteriores. Barreras cortavientos que capturan el sol, estanque que producen alimentos a la vez que reflejan el calor en el invierno o refrescan la casa en verano son  partes habituales en los diseños integrales. En la mayoría de la veces se nos pide también el diseño de un jardín y, como no, la propuesta es un jardín xerófilo donde los requerimientos de mantenimiento y control son mínimos. 

Esquema de un borrador entregado a un cliente

Esquema de un borrador entregado a un cliente

En lugares donde tienen “problemas” los convertimos en soluciones, como por ejemplo excesivo viento se convierte en una fuente inagotable de energía eólica o inundaciones recurrentes se convierten en estanques de vida silvestre y almacenamiento de agua. En nuestro modo de ver no existen los problemas, sino falta de imaginación o limitación de recursos.

Poco a poco el diseño se va definiendo, dando paso a un espacio repleto de vida, respetuoso con todas las especies animales y vegetales y que acercan a sus beneficiarios a la autosuficiencia.

 

Diseño final. Detalle de plantas en una zonaDiseño final. Detalle de plantas en una zona

Ejemplos de detalle de plantas en una zona

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *