Directivas europeas y eficacia energética

Eficiencia energética

Tejado verde con placa solar

Parece que lentamente avanzamos con pasitos cortos hacia la sostenibilidad del planeta y por relación directa la nuestra.

La ciudadanía cada vez vemos más claro que tenemos que cambiar de hábitos y que las formas de consumo tienen que variar para que podamos seguir viviendo sin perder calidad de vida. Igual no queremos verlo desde la perspectiva del medio ambiente y atajar el cambio climático pero sí desde el ahorro económico que pueden generar ciertas opciones y aptitudes.

Pero resultan incomodos estos cambios, a veces costosos y más todavía cuando las políticas nacionales no ayudan, más bien todo lo contrario, a impulsar el cambio hacia una vida más eficiente.

Sin embargo, la Unión Europea está tomando decisiones, que no entendemos porque no llegan a conocimiento de la ciudadanía, como por ejemplo el acuerdo llamado 20-20-20 dentro de la Directiva 2012/27/UE que derogan directivas anteriores para intentar alcanzar los resultados esperados, ya que actualmente no  se ha alcanzado ni el 45% de lo propuesto.

Dicha  Directiva europea pretende reducir un 20% el consumo energético antes de 2020 mejorando la eficacia energética de los edificios y preparando otra mucho más ambiciosa para 2050. La propuesta actual se resume en tres objetivos claros que afectan al ciclo integral de la energía (generación, transformación, distribución y consumo final):

  • Reducir un 20% las emisiones de gases efecto invernadero
  • Obtener un 20% de la energía de fuentes renovables
  • Aumentar en un 20% la eficacia energética

 

Desde la puesta en marcha de dicha directiva Europa ha sancionado a nuestro país en varias ocasiones, la última en marzo de 2015 ante el Tribunal de Justicia de Luxemburgo, a causa de los retrasos en la adaptación de su legislación nacional a la normativa comunitaria y su incumplimiento en los compromisos adquiridos.

 

Eficiencia energética

Campo eólico

 

Y el pasado 15 de julio de 2015 Bruselas presentó la última reforma energética basada en tres puntos principales: impulso a las energías renovables, potenciar el autoconsumo y dotar de mayor poder a los consumidores.

Esto supone el primer paso para la creación de una Unión Energética en los Veintiocho. Y todo esto con el objetivo de reducir en un 40% las emisiones de gases efecto invernadero lo que amplía el espectro del 20% de la Directiva 20-20-20.

Parece que la intención de Europa de convertirse en el principal productor de renovables del mundo, estimulando a que los Estados miembros incentiven el autoconsumo de los usuarios o que les facilite el cambio de compañía de un modo más rápido y efectivo, entra en la necesidad imperiosa de la transformación del mercado energético en el 2016.

Y por supuesto la adaptación de la normativa propia de cada Estado a esta nueva normativa, abre un poco más el camino hacia la democratización de las energías.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *