Día de la Madre Tierra

Banana Island, Sierra Leona Ayer, 22 de abril, se celebró el 45º  aniversario del Día Internacional de la Madre Tierra. Según Naciones Unidas “es un recordatorio de que nuestro planeta necesita que todos y cada uno de nosotros se comprometa con esta causa y contribuya a avanzar en la dirección correcta”. En 1970 se celebró la primera gran manifestación en Estados Unidos para la creación de una agencia ambiental. Tuvo tanta repercusión por la presión social que se creó la Environmental Protection Agency (Agencia de Protección Ambiental) y una serie de leyes destinadas a la protección del medio ambiente. También dio pie a la celebración de la primera conferencia internacional sobre medio ambiente: Cumbre de la Tierra de Estocolmo. Más tarde vinieron Nairobi en 1982, el informe anual de la Comisión Brundtland de 1987 donde se formaliza el concepto de “desarrollo sostenible” y  la Cumbre de Río de Janeiro de 1992, la cumbre más importante que se ha celebrado hasta el momento donde se firmó por todos los líderes mundiales la famosa Agenda 21 que es un ambicioso  programa de acción para el desarrollo sostenible global centradas básicamente en la lucha contra el cambio climático, la protección de la biodiversidad, y la eliminación de la sustancias tóxicas emitidas. Luego vinieron otras como Berlín y Kioto de 1997 donde se firmó el primer Protocolo que desarrollaba el Convenio Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático. En agosto de 2014, la Global Footprint Network alertó que el Día de la Sobrecapacidad, momento en que la Tierra entró en “números rojos” al haber agotado su “presupuesto anual ecológico” (es decir la cantidad de recursos naturales del planeta que consume cada país) llegó el 19 de agosto, cuando en el año 2000 no se alcanzó hasta el 1 de octubre. Sacando la media del consumo mundial actualmente necesitaríamos un planeta y medio para cubrir las necesidades de la población mundial. Tendría que ser el día más celebrado y festejado en cualquier país, aprovechar para reflexionar y sentirnos cercanos al resto de pasajeros con los que compartimos esta casa flotante en el espacio. Y sin embargo es el día en que no vuelve a pasar nada. Apenas una mínima reseña en las noticias de la televisión. Seguimos aniquilándonos poco a poco y lo curioso es que todos conocemos la realidad en la que se encuentra nuestra casa pero no somos capaces de cambiar de comportamiento. La gran mayoría de la población espera que se tomen medidas políticas que propicien cambios y compromisos
Playa de Tilapita, Guatemala

Basura en la Playa de Tilapita, Guatemala

para proteger el medio ambiente pero nos olvidamos de nuestra responsabilidad como individuos y como sociedad y las consecuencias de nuestras acciones principalmente las derivadas de consumo. ¿Sabías que para conseguir un kilo de ternera hacen falta 16.000 litros de agua o para obtener un kilo de algodón gastamos 10.000 litros? ¿Sabes la huella ecológica que se produce por tomarnos una taza de té? Se ha estimado que derivado del consumo anual en nuestro país la población española necesita más de 2,5 veces su territorio para poder sostener el nivel de vida y población. Si no paramos el cambio climático, nos replanteamos los modelos de desarrollo económico  y ponemos consciencia en nuestros actos cotidianos, la herencia que les vamos a dejar a los futuros hijos de la Tierra va a ser muy triste. Aún estamos a tiempo de revertir el proceso.        
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *