Huerto escolar. Continuamos plantando.

Huerto escolar

Plantando ajos

La semana pasada continuamos en el huerto escolar orgánico del colegio Claudio Sánchez Albornoz e hicimos otra jornada de siembra y plantación. Después de que en las  jornadas anteriores le dimos forma y preparamos la mezcla de los sustratos y plantamos alguna cosa, distintos cursos prepararon en las semanas siguientes sus planteles de verduras, hortalizas y esquejes de plantas de flores que fueron trasplantadas este día en los maceteros.  Se realizaron siembras de judías verdes y dientes de ajos y también experimentamos con cebollas y patatas en los que el alumnado de distintas edades participaron activamente.   

Dejamos varias matas de remolacha que estaban ya en flor para producir semilla, guardarlas y sembrarlas en la próxima temporada. El resto se arrancaron y aprovechamos su materia vegetal para acolchar las jardineras contiguas. En esta ocasión también participó una clase de infantil plantando los dientes de ajos. Las niñas y niños de esta clase en semanas anteriores hicieron una siembra de rúcula, canónigos y espinacas que ya están comenzando a germinar.

Huerto escolar

Remolacha

Es interesante ver la respuesta que está teniendo por parte del alumnado que visitan regularmente el espacio del huerto para ver su evolución y ir descubriendo que forman tienen las plantas, la variedad de flores que producen y cómo crecen. Les sorprende ver como las judías verdes se van enredando tan rápidamente en la valla y la van cubriendo de flores blancas. 

El trabajo en el huerto es totalmente cooperativo y en equipo, compartiendo  la actividad y animando a los compañeros a que experimenten y venzan los miedos que pueden surgir, por ejemplo, a meter la mano la mano en la tierra y que se puedan encontrarse con algún animalito. Surge de forma natural la necesidad que tenemos todas de conectarnos con la tierra y de colaborar conjuntamente para conseguir un bien común. 

En las semanas siguientes se continuaran mimando las plantitas que van naciendo en cada una de las aulas para  seguir aumentando la variedad de especies y conseguir un jardín comestible bonito y  diverso.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *